viernes, 31 de julio de 2015

CAPACIDADES DE LA UNIDAD 4X4 DE AYUDA: No. 1 Habilidad del conductor

CAPACIDADES DE LA UNIDAD 4X4 DE AYUDA

 

 No. 1 Habilidad del conductor

Los conductores que van a operar un vehículo dentro de los alcances de una Unidad 4x4 de Ayuda deben cumplir con un mínimo de habilidades y capacitación.
 
  1. Evaluación formal. Las mejores practicas entre las Unidades 4x4 Response existentes en Inglaterra han identificado la necesidad de una evaluación formal de cada voluntario que va a ser asignado a prestar ayuda a un usuario del servicio –es decir atender una llamado de ayuda.
    La lista de puntos de evaluación de abajo demuestran que un conductor tiene habilidades por encima y por debajo de las pruebas de licencia de conducir estándar.

    Es un punto clave que el conductor tiene la capacidad de usar la habilidades adicionales de su vehículo 4x4.

    Es preferible que esta evaluación sea llevada a cabo en un escenario práctico por un agente de la Unidad que se considere que tiene la suficiente habilidad y experiencia. Sin embargo, donde esto no es posible se puede usar una lista de preguntas pre-establecidas para probar el conocimiento de un conductor.

    Se pueden emplear organizaciones externas de entrenamiento / certificación –en Inglaterra el certificado BORDA British Off Road Driving Association, en Perú no existe algo parecido. Sin embargo la Unidad debe asegurar que cualquier prueba externa cumple con todos los requerimientos como mínimo.
  2. Terreno accidentado. Habilidad para manejar de modo seguro su vehículo sobre terreno accidentado equivalente a las condiciones locales demostrando la capacidad de mantener el movimiento de avance –no quedarse atascado.  Las condiciones locales incluyen considerar la naturaleza del terreno –montañoso, boscoso, rocoso, arenoso, fangoso, inundable, etc. y los escenarios más parecidos a los que la Unidad podría ser movilizada.
     
  3. Seguridad propia y auto-rescate. Conocimiento de la seguridad de su propio vehículo y habilidad para recuperarlo si es necesario
  4. Arena, Nieve y barro. Conocimiento de los requerimientos adicionales para manejar en la arena, nieve y en el barro
  5. Agua profunda. Conocimiento de los límites para vadear de su vehículo y cómo vadear.
  6. Emergencias del propio vehículo. Conocimiento para resolver las emergencias de su propio vehículo –incendio, cambio de una rueda en terreno blando, fallas mecánicas, etc.
  7. Navegación. Habilidad para navegar dentro de las necesidades de los requerimientos operacionales –navegación en caminos normales, off-road, uso de mapas, brújula y GPS
  8. Registro de evaluación. Se debe mantener un registro de cada conductor en un formato estable y fácilmente accesible que demuestre el estado de su evaluación.

 

jueves, 30 de julio de 2015

RECORDATORIO. Reunión de Presentación y Lanzamiento de la Unidad 4x4 de Ayuda -Perú

RECORDATORIO. Reunión de Presentación y Lanzamiento de la Unidad 4x4 de Ayuda -Perú. Miércoles 5 Agosto 2015. 7:30pm. Radio Club Peruano Calle Los Ruiseñores Este 245, San Isidro

TELEFONOS DE EMERGENCIA

TELEFONOS DE EMERGENCIA


116  BOMBEROS
 

106  SAMU -Sistema de Atención Móvil de Urgencia


110  POLICIA DE CARRETERAS


105   CENTRAL DE EMERGENCIAS POLICIA




RESCATE VEHICULAR Tip #1

SNATCH BLOCK - POLEA DE RELANZAMIENTO
Un Snatch Block es una polea que se abre de modo que permite usarla con el cable del winch. No tiene relación alguna con el Snatch Strap –eslinga dinámica. Es una gran ayuda para mejorar o multiplicar el rendimiento del winch, disminuyendo el esfuerzo que hace para jalar.
1 polea = winch x 2.
2 poleas = winch x 3



martes, 28 de julio de 2015

El equipo de rescate vehicular también puede servir para otras tareas

El equipo de rescate vehicular también puede servir para otras tareas de ayuda como retirar objetos pesados para despejar los caminos bloqueados por rocas, troncos, etc.
(Foto: Todo Terreno 4x4 Pérú)



lunes, 27 de julio de 2015

FELICES FIESTAS PATRIAS

FELICES FIESTAS PATRIAS!



La Unidad 4x4 de Ayuda se formó en el mes de la patria en Julio del 2015.
Somos Voluntarios Peruanos con  vehículos 4x4 dispuestos a ayudar cuando se necesita apoyo en situaciones de emergencia o desastres.

jueves, 23 de julio de 2015

YA SOMOS 42!! UNETE A LOS VOLUNTARIOS DE LA UNIDAD 4x4 AYUDA -PERU

YA SOMOS 42!!
UNETE A LOS VOLUNTARIOS DE LA UNIDAD 4x4 AYUDA -PERU

Desde que iniciamos la campaña de convocatoria de voluntarios para unirse a la Unidad 4x4 de Ayuda el pasado 19 de Junio el grupo ha crecido rápidamente. Ahora ya somos 42 voluntarios inscritos.

Para unirte al grupo registra tus datos en el formulario de inscripción siguiendo este enlace:
http://goo.gl/forms/Cdh4WlguQw

 Gracias por tu ayuda!


Si tienes una 4x4 tienes una máquina que es de gran ayuda en casos de emergencias causadas por desastres naturales, especialmente en zonas remotas o de difícil acceso de nuestro país a donde tu vehículo si puede llegar y otros no. Y si además también tienes vocación de servicio voluntario y de brindar ayuda humanitaria como nosotros Tu y tu vehículo son muy necesarios y de gran valor e importancia para los esfuerzos de asistencia que se despliegan cuando ocurren desastres que... afectan a las personas que se encuentran en situación vulnerable.

Todos somos voluntarios que utilizamos nuestros propios vehículos para apoyar a los Servicios de Emergencia y otras organizaciones en tiempos de necesidad. No somos una organización de búsqueda y rescate, y no somos un proveedor de servicios médicos de primeros auxilios, pero trabajamos con estas organizaciones.


No tienes una 4x4?
No hay problema y no te preocupes, la Unidad 4x4 necesita de la ayuda y apoyo de todos los interesados en el concepto Unidad 4x4 de Ayuda. Puedes participar como coordinador, también en radiocomunicaciones, como promotor y ayudar en los eventos y entrenamientos, asimismo como tripulación -navegante, asistente, copiloto, en la 4x4. Basta con que tengas interés en unirte para que puedas participar de las acciones de la Unidad 4x4

Si te gusta la idea, dale Like a nuestra página en Facebook, comparte y difunde la página con tus amigos y únete al grupo de voluntarios que integramos la UNIDAD 4x4 DE AYUDA EN EMERGENCIAS -PERU



 

martes, 21 de julio de 2015

PRESENTACION Y LANZAMIENTO OFICIAL DE LA UNIDAD 4X4 DE AYUDA

La presentación y lanzamiento oficial de la Unidad 4x4 de Ayuda se realizará el miércoles 5 de agosto 2015 a las 7:30pm en el local del Radio Club Peruano (Los Ruiseñores Este 245, San Isidro).

 Están invitados todas las personas interesadas en integrar la Unidad 4x4 de Ayuda.


 En esta reunión se presentará y explicará los detalles de la iniciativa y el concepto de la Unidad 4x4 de Ayuda, sus alcances, organización, las capacidades y equipamiento.
 

Asimismo se realizará la inscripción formal de todos los voluntarios que deseen formar parte de la Unidad 4x4 de Ayuda.

Puedes ver este evento en Facebook:
https://www.facebook.com/events/993625954004454


martes, 14 de julio de 2015

Un vehículo de Unidad 4x4 de Ayuda bien equipado es una herramienta de gran utilidad


Un vehículo de Unidad 4x4 de Ayuda bien equipado es una herramienta de gran utilidad en casos de emergencias o desastres. Es frecuente que vehículos queden atrapados en las inundaciones o en el barro de los huaycos. El equipo de rescate vehicular con que cuenta la Unidad 4x4 de Ayuda sirve para sacar los vehículos de esas situaciones complicadas.
 
 
 
 
 
 

miércoles, 8 de julio de 2015

ENFEN -Comunicado Oficial 11-2015 8 Julio 2015

ENFEN -COMITE MULTISECTORIAL ENCARGADO DEL ESTUDIO DEL FENOMENO EL NIÑO

Comunicado Oficial 11-2015 8 Julio 2015http://www.senamhi.gob.pe/load/file/02204SENA-39.pdf

Decreto Supremo declara el Estado de Emergencia en algunos distritos y provincias



Decreto Supremo declara el Estado de Emergencia en algunos distritos y provincias comprendidos en los departamentos de Tumbes, Piura, Lambayeque, La Libertad, Cajamarca, Amazonas, San Martín, Áncash, Lima, Ica, Arequipa, Cusco, Puno y Junín, por Peligro Inminente ante el periodo de lluvias 2015-2016 y posible ocurrencia del Fenómeno El Niño

http://www.elperuano.com.pe/NormasElperuano/2015/07/05/1259075-1.html

martes, 7 de julio de 2015

CUANDO OCURREN LOS DESASTRES



CUANDO OCURREN LOS DESASTRES

Cuando ocurren los desastres, cualquiera sea su naturaleza: terremotos, inundaciones, avalanchas de lodo (huaycos), lluvias torrenciales, etc,  la consecuencia inmediata es que hay daños materiales y daños personales, víctimas -heridos, muertos, desparecidos o damnificados, es decir personas que de una u otra manera se ven afectados por el fenómeno que sobrepasa sus capacidades de respuesta. De inmediato se activan los Servicios de Emergencia y de primera respuesta existentes en la zona: Policía Nacional, Bomberos, Defensa Civil, Serenazgo, Centros de Salud, etc., para prestar el socorro y la ayuda que se necesita.  Generalmente en las primeras horas después de ocurrido el desastre cunden el caos y el desorden hasta que una vez pasados los momentos de la crisis se establece un Centro de Operaciones de Emergencia -COE al mando de las autoridades competentes.



La primera acción de respuesta organizada después de las acciones de socorro de emergencia es la Evaluación de Daños y Análisis de Necesidades, tarea de campo que se realiza para levantar datos y obtener información actualizada y real de la situación: ubicación, cantidad y tipo de daños para que así el COE pueda decidir correctamente que es y cuanto es lo que se necesita, que hacer, cómo, donde, etc.

Dependiendo de la magnitud del desastre será el despliegue de los contingentes de ayuda y el abastecimiento de materiales de ayuda humanitaria a la zona afectada.

Muchas veces la magnitud de los desastres es muy grande y abarca un territorio muy extenso que la capacidad de respuesta de la población, de los servicios de emergencia y de las autoridades locales se ve sobrepasada y la cadena de logística y socorro empieza a fallar, entonces sucede que faltan manos y recursos para que la ayuda llegue en especial a los lugares de difícil acceso a donde los vehículos comunes no pueden acceder.  Es aquí donde se necesita de la ayuda y soporte logístico que una Unidad 4x4 de Ayuda puede prestar.



Una Unidad 4x4 de Ayuda puede cooperar con los esfuerzos de brindar ayuda humanitaria que realizan los Servicios de Emergencia, las autoridades y otras organizaciones.

Una Unidad 4x4 de Ayuda puede apoyar con el traslado de personas: heridos, víctimas o damnificados a lugares seguros y centros de asistencia. También pueden trasladar a socorristas, autoridades, voluntarios, etc., hacia y desde los lugares donde se les necesita. Asimismo una Unidad 4x4 de Ayuda puede trasladar cosas, materiales de ayuda humanitaria, viveres, agua, medicinas, equipos, herramientas, etc.

Algunos vehículos de una Unidad 4x4 además de su capacidad de desplazamiento y acceso por terrenos difíciles o accidentados cuentan con equipamiento de gran utilidad para apoyar las acciones de ayuda humanitaria, entre otros: equipos de radiocomunicación, herramientas, equipos para rescate vehicular, planchas para desatollar, eslingas para remolcar y winch para mover vehículos atascados y otras cosas pesadas, motobomba para evacuar agua de un lugar inundado, botiquín para primeros auxilios, motosierra para cortar troncos, maderas o cosas similares, faros y luces de trabajo para iluminar en la oscuridad, tanque de oxígeno si es necesario para auxiliar a alguien, parrilla portaequipajes pesada para transportar cosas, bicicletas todo terreno para acceder a lugares a donde los vehículos 4x4 ya no llegan, etc.

Y lo más importante de todo una Unidad 4x4 de Ayuda ofrece la voluntad y el espíritu de servicio y ayuda humanitaria de los voluntarios que la conforman.



El modelo y el concepto del servicio que presta una Unidad 4x4 de Ayuda ha sido tomado de las unidades 4x4 Response que existen y operan en Inglaterra.

En el Perú aún no existen Unidades 4x4 de Ayuda pero ya hemos empezado con la convocatoria de voluntarios para que se formen Unidades 4x4 de Ayuda en todo el país, en especial en las localidades que son vulnerables ante la ocurrencia de desastres naturales.


FENOMENO EL NIÑO 2015 - 2016 CONFIRMADO

El 19 Junio del 2015 las instituciones nacionales e internacionales que hacen estudios meteorológicos y climáticos han confirmado que el Fenómeno El Niño se presentará nuevamente en el Perú a partir de agosto 2015 hasta mayo del 2016 aproximadamente. Se ha anunciado que este evento será de magnitud muy fuerte o extraordinario. El 4 de Julio 2015 el gobierno del Perú declaró en Estado de Emergencia 14 regiones del país a fin de que se tomen las medidas preventivas necesarias para afrontar los desastres naturales que ocurrirán principalmente por lluvias torrenciales. Las regiones comprendidas en la declaratoria de emergencia son: Tumbes, Piura, Lambayeque, La Libertad, Cajamarca, Amazonas, San Martín, Ancash, Lima, Ica, Arequipa, Cusco, Puno y Junín.


Por lo tanto serán muy importantes las medidas preventivas que se van realizar a nivel de gobierno y asimismo a nivel de la sociedad civil creemos que organizar y formar Unidades 4x4 de Ayuda integradas por voluntarios también será un medio de ayuda muy importante.


 
 

LLAMADO A VOLUNTARIOS PARA INTEGRAR UNIDADES 4X4 DE AYUDA

Si tienes una 4x4 tienes una máquina que es de gran ayuda en casos de emergencias causadas por desastres naturales, especialmente en zonas remotas o de difícil acceso de nuestro país a donde tu vehículo si puede llegar y otros no. Y si además también tienes vocación de servicio voluntario y de brindar ayuda humanitaria como nosotros Tu y tu vehículo son muy necesarios y de gran valor e importancia para los esfuerzos de asistencia que se despliegan cuando ocurren desastres que... afectan a las personas que se encuentran en situación vulnerable.
Todos somos voluntarios que utilizamos nuestros propios vehículos para apoyar a los Servicios de Emergencia y otras organizaciones en tiempos de necesidad.
 
No somos una organización de búsqueda y rescate, y no somos un proveedor de servicios médicos de primeros auxilios, pero trabajamos con estas organizaciones.
Para estar siempre bien preparados vamos a organizar cursos y entrenamientos en primeros auxilios y de conducción 4x4 Off Road, navegación GPS y radiocomunicaciones de emergencia.
 

No tienes una 4x4?
No hay problema y no te preocupes, la Unidad 4x4 necesita de la ayuda y soporte de todos los interesados en el concepto Unidad de Ayuda 4x4. Pueden participar como coordinadores, también en radiocomunicaciones, como promotores y ayudar en los eventos y entrenamientos, asimismo como tripulación -navegante, asistente, copiloto, en la 4x4. Basta con que tengas interés en unirte para que puedas participar de las acciones de la Unidad 4x4

Si te gusta la idea, registra tus datos mediante el formulario de abajo.

También puedes ayudarnos dándole Like a nuestra página en Facebook, comparte y difunde la página con tus amigos y diles que se unan al grupo de voluntarios que integramos la UNIDAD 4x4 DE AYUDA EN EMERGENCIAS -PERU

Gracias por tu ayuda!

Puedes unirte a una Unidad 4x4 de Ayuda.
Regístrate siguiendo este enlace:

http://unidad4x4ayudaemergenciasperu.blogspot.com/p/registro-de-voluntarios-unete-u4x4ae.html
 

jueves, 2 de julio de 2015

EFECTOS DEL FENOMENO EL NIÑO 1997 - 1998




EFECTOS DEL FENOMENO EL NIÑO 1997 - 1998

Los mayores efectos y activación de amenazas asociadas a las fuertes lluvias se concentraron en los departamentos de Tumbes, Piura y la Provincia de Lambayeque, manteniéndose las lluvias e inundaciones hasta el mes de abril. Sin embargo, desde fines de enero hasta marzo de 1998, también cayeron lluvias torrenciales que produjeron inundaciones diversas en el resto de la costa norte y central, hasta Ica. La característica que tuvieron los eventos en estas últimas áreas es que duraron corto tiempo, entre uno a cuatro días.

Los efectos encadenados durante este lapso se expresaron de varias formas:

Las lluvias que cayeron en las cuencas de la costa causaron el incremento de los caudales de los ríos, produciendo desbordes e inundaciones.



En condiciones normales, el comportamiento hidrológico de las cuencas de la costa peruana depende de las precipitaciones que ocurren en la sierra, donde la época de lluvia es entre diciembre y marzo. Así mismo, responde a las características propias de los ríos, que son las siguientes:

Son ríos de corto recorrido y fuerte pendiente.
La mayor parte de ellos transporta agua solamente durante la época de lluvias en la sierra, permaneciendo secos el resto del año, salvo algunos que conducen agua permanentemente porque su naciente está en los glaciares.
Los cauces de estos ríos, por lo general, permanecen colmatados de materiales y no están debidamente encauzados, por lo cual las crecidas alteran su cauce.


Durante la ocurrencia del Fenómeno El Niño 1997-98, en muchas de las cuencas se incrementó extraordinariamente el caudal de los ríos, debido a que se sumaron a las lluvias de la sierra alta las torrenciales lluvias que cayeron en la parte media y baja de las mismas. La posibilidad de desborde se vio favorecida por la enorme cantidad de material sólido que transportaron los ríos, suelo arrastrado desde las laderas áridas y deleznables de las partes altas y medias de las cuencas.

En los ríos de la costa norte y central del país se observaron los máximos históricos, de acuerdo a la red de registros de información hidrológica o de caudal del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (SENAMHI); también, según los cálculos o estimaciones (por métodos directos como el de área-velocidad) realizados por la Dirección General deAguas y Suelos (DGAS) del Instituto Nacional de Recursos Naturales (INRENA), responsable del registro de los ríos en los Distritos de Riego bajo su jurisdicción administrativa.


 
En la cuenca del Río Tumbes, desde diciembre se incrementaron los caudales presentándose los mayores valores promedio en enero de 1998 con 854 m3/s.  El caudal máximo instantáneo del período diciembre-mayo 1997-98 fue de 2.318,0 m3/s registrado el 12 de abril.

En la cuenca del Río Chira (en Piura), para el evento 1997-98, los caudales se incrementaron desde enero, subiendo vertiginosamente hasta llegar a su pico más alto en abril de 1998, alcanzando cerca de 1.497 m3/s. Los mayores incrementos se produjeron en los meses de marzo y abril para descender en mayo de 1998.

En la cuenca del Río Piura, el caudal medio del río del mismo nombre, según la estación hidrológica Puente Sánchez Cerro, alcanzó un valor de 601,1 m3/s, caudal superior en 721 % respecto de su normal. Los caudales se incrementaron desde diciembre de 1997 hasta abril de 1998 con valores cercanos a los 1700 m3/s para descender en mayo de ese mismo año. El caudal máximo instantáneo para el período diciembre-marzo 1997-98 fue de 4.424 m3/s registrado el 12 de marzo.

En la cuenca Motupe-La Leche se presentaron caudales máximos instantáneos nunca antes vistos, de acuerdo a versiones de expertos que fueron recogidas por los medios de prensa. Lamentablemente no se cuenta con registros de los caudales de ese río. Las descargas de esta cuenca dieron lugar a la formación de una gran laguna en el desierto, dado que este río no tiene extensión de salida hacia el mar. Situación similar ocurrió con la Laguna Ramón que recibe las aguas de la cuenca del Río Piura, la cual amplió extraordinariamente su diámetro normal. Al adquirir mayor tamaño, llegó a unirse con las aguas del Río Motupe-La Leche formando una sola laguna grande, la cual fue bautizada por la comunidad con el nombre de Laguna La Niña. Esta laguna paulatinamente fue reduciendo su extensión, hasta secarse algunos meses después, debido a la infiltración del suelo y a la evaporación. Es importante destacar que durante los años de mucha precipitación, como corresponde a los años Niño, es usual que los ríos mencionados (Piura, Cascajal, Olmos, Motupe, La Leche), los cuales raramente llegan al mar, formen esas lagunas en el desierto de Sechura. Estos lagos son explotados aprovechando las especies piscícolas que se desarrollan (por ejemplo, lisa).

 

En la cuenca del Río Chancay-Lambayeque, el caudal promedio del río del mismo nombre en la estación hidrológica Raca Rumi, alcanzado durante el período septiembre de 1997 a mayo de 1998, fue 61,1 m3/s superior en 69% a su normal. De septiembre a noviembre de 1997, este río registró déficits hídricos, iniciándose el ascenso de sus caudales a partir de diciembre y alcanzando sus mayores valores en abril de 1998 con 133,4 m3/s.

Los impactos hidrológicos mayores no solamente han sido en los ríos de la costa norte, sino también en los ríos de la costa central (Ica, Chillón, Rimac, Chancay-Huaral) y puntualmente en algunas zonas del sur, como el valle de Locumba en Tacna.

Los datos del Ministerio de Agricultura de los ríos Jequetepeque, Pativilca, Huaura, Chancay y Cañete muestran un incremento considerable de los caudales a partir de diciembre de 1997, alcanzando promedios máximos entre febrero y marzo de 1998, para luego descender abruptamente en abril, llegando a su nivel promedio normal en mayo de 1998.

La cuenca del Río Rimac presentó mayor volumen de caudal durante El Niño 1997-98 que los promedios normales. Tuvo un primer pico a fines de enero, manteniéndose alto hasta mediados de marzo, para luego descender. En esta cuenca se produjeron además avalanchas de lodo de gran impacto entre los meses de enero a marzo.

 

En la cuenca del Río Ica se produjeron dos crecidas extraordinarias en enero de 1998, las cuales superaron ampliamente los caudales históricos del mismo río durante el siglo XX, sobrepasando ampliamente el máximo que puede soportar su cauce que son unos 250 m3/s. El promedio mensual alcanzado en ese mes se ubica muy por encima de los máximos instantáneos de las cuencas vecinas y de las del resto de la costa sur, sólo comparable con los caudales de los ríos del extremo norte durante dicha temporada. Se estima que durante el primer mes de 1998 el caudal medio superó en 700% la media normal para dicho mes. Ello generó desbordes, provocados por lluvias torrenciales, así como avalanchas o huaycos en la parte alta de la cuenca.

En la costa sur, desde Ica hasta Tacna, los ríos aumentaron su caudal durante enero y febrero de 1998, siendo los promedios mensuales superiores a la media para el período, en algunos casos hasta 300%.

Igual situación se observó en el río Pisco, cuyos caudales fueron de 800 m3/s en 1997-98.

En Arequipa, los ríos Majes y Camana mostraron incrementos inusitados alcanzaron valores de 1.200 y 980 m3/s en 1997-98.

Otro efecto secundario de las lluvias y de la crecida de los caudales de los ríos fue la formación de avalanchas de lodo (“huaycos” en el idioma quechua), ya que al caer el agua de lluvia sobre laderas de las cuencas áridas de materiales no consolidados, provocaron una intensa erosión hídrica y la formación de escorrentías superficiales, activándose las torrenteras y las quebradas secas. El efecto más directo de estos procesos fue la generación de avalanchas de lodo, las cuales se produjeron de manera exacerbada en las cuencas de la costa norte y central, donde se presentaron incrementos inusitados de caudal, pero también en algunos lugares de la sierra y selva.

 

Los “huaycos” se produjeron en los departamentos de Tumbes, Piura y Lambayeque, de manera continua, porque las quebradas secas, por efecto de las lluvias, tuvieron mucha actividad geodinámica externa. Otras zonas donde se formaron “huaycos” de gran potencial destructivo fueron las cuencas de los ríos Rimac y Huaura, en el departamento de Lima y en la cuenca del Río Ica.

Lejos de las cuencas de la costa, ocurrieron esos mismos fenómenos en Choco (Arequipa), San Luis (Callejón de Conchucos-Ancash), Castrovirreyna (Huancavelica) y Oxapampa (Cerro de Pasco). Sin embargo, estos últimos no son directamente atribuibles a El Niño, pues ocurrieron en zonas donde las anomalías de precipitaciones no fueron significativas. En Perú cada año se forman “huaycos” en diversos lugares durante la temporada de lluvias, algunos de los cuales tienen gran impacto destructivo.

Adicionalmente a los efectos derivados de los incrementos inusitados de caudales de los ríos, otras amenazas que causaron daños cuantiosos fueron los aluviones ocurridos en el Valle del Vilcanota (Provincia La Convención-Cuzco), por efecto de los deshielos de glaciares.

Durante El Niño 1997-98, prácticamente la totalidad de las cuencas de la costa tuvieron gran actividad por efecto de lluvias que originaron incremento de caudales, erosión hídrica, activación de quebradas secas, formación de avalanchas de lodo de diverso tamaño que aportaron materiales sólidos hacia las partes bajas de los valles, causando sedimentación y colmatación de cauces, contribuyendo así a los desbordes y consiguientes inundaciones.

Pero hay diferencias notables entre la continua y enorme actividad hidrodinámica en las cuencas del norte del país y las irregulares y menores caudales del extremo sur. El nivel de las lluvias y de los caudales fue bajando de norte a sur, combinado con súbitas crecidas en algunas cuencas específicas, como por ejemplo las del Rimac, Ica y Topara.

a)    En la costa norte estuvieron presentes dos tipos de amenazas originales: la tropicalización del clima y el exceso de precipitaciones. La tropicalización del clima que ocurrió durante 1997 fue un factor de enorme incidencia sobre la vida humana, animal y vegetal, influyendo también en la meteorización de las rocas en las cuencas costeras. El exceso de precipitaciones propició, por una parte, el incremento inusual de los caudales de la mayoría de los ríos, los cuales originaron fuertes desbordamientos e inundaciones. Por otro lado, en las cuencas más susceptibles y escarpadas, con suelos menos consolidados, se generaron avalanchas de lodo (huaycos) e inundaciones. Finalmente, los excesos de lluvias sobre vastas extensiones durante los primeros meses de 1998, produjeron también inundaciones de tierras planas.

En efecto, tal como se ha indicado, las lluvias de El Niño y sus efectos comenzaron a mediados de diciembre de norte a sur, primero en Tumbes y Piura activando casi de manera simultánea cinco cuencas: Zarumillas, Tumbes, Bocapán, Chira, Piura, Cascajal y Motupe-La Leche.

En cambio, en las cabeceras de las cuencas, el nivel promedio que alcanzaron las anomalías de las precipitaciones no fue significativamente alto en relación a años normales. A pesar de ello, se observa que durante varios días consecutivos se produjeron picos de caudales en los ríos Tumbes, Zarumilla y Piura por efecto de trasvase de nubes de la región atlántica, explicando la cadena de amenazas que se generaron y las afectaciones que produjeron.

b)    En la costa central, los efectos encadenados se relacionaron con excesos de precipitación, similares a los de la costa norte, pero concentrados en períodos mas cortos. Las principales amenazas fueron los desbordamientos de ríos y la generación de avalanchas de lodo (huaycos).

c)    En el sur, aparte de las inundaciones y las avalanchas de lodo, fueron frecuentes las lluvias torrenciales, el deshielo de glaciares por efecto de las temperaturas, originando aluviones que causaron graves afectaciones. En algunos sectores se presentaron veranillos y algo de sequía, pero a escala muy reducida.

d)    En la zona de oriente no hubo efectos notorios, aunque se presentaron inundaciones locales por desborde de algunos ríos


 
VISION GENERAL DE LOS DAÑOS SOCIOECONOMICOS DEL EPISODIO EL NIÑO 1997-98

Diferentes sectores económicos y la población recibieron impactos del Fenómeno El Niño 1997-98.

En el océano, el incremento de las temperaturas y el cambio en la salinidad de las aguas, trajeron consigo la migración de las especies pelágicas que normalmente habitan las aguas peruanas, reduciéndose de forma significativa la captura, con la consiguiente merma en la producción de harina de pescado para la exportación y con afectación de la cadena trófica de las especies. La disminución de especies como la anchoveta y la sardina generó un impacto negativo sobre las aves guaneras, lobos marinos y pingüinos, produciendo su muerte o migración, lo cual también tuvo repercusiones sobre la producción de guano. Un impacto inverso y positivo fue la aparición de otras especies como camarones, langostinos, tiburón diamante, etc., para consumo humano.

Al elevarse la temperatura del aire y aumentar la radiación solar, con el consiguiente aumento de la evaporación y la evapotranspiración de las plantas, se generó una mayor demanda hídrica de las mismas, lo cual fue notorio durante los primeros meses de
evolución de El Niño, es decir, en 1997. Ello produjo alteraciones en el ciclo normal de crecimiento de las plantas y en la afectación de los procesos de floración, redundando en una disminución de la productividad de los renglones afectados. El efecto socioeconómico de la elevación de la temperatura fue muy evidente en los cultivos transitorios y permanentes de los valles de la costa, siendo los más afectados la papa, maíz, algodón, olivos, pecanas, limón, tomate, mango, vid y otros frutales.

El clima cálido también fue propicio para la aparición de plagas y proliferación de insectos, que contribuyeron a mermar la agricultura y afectaron al ganado, así como a la salud de las personas.

Gracias a la oportuna predicción de la llegada de El Niño a principios de 1997, las autoridades peruanas pudieron abocarse a la realización y ejecución de planes, obras y acciones de prevención y mitigación. En numerosas ocasiones tales obras –ensanchamiento de cauces, la protección de bordes de ríos, la limpieza de los drenajes, etc.–, evitaron que las crecidas de los ríos causasen graves inundaciones. Sin embargo, se presentaron oportunidades en que los caudales de diseño para tales obras fueron
excedidos con creces, dañándose incluso la infraestructura construida en la fase de prevención.



Durante el evento de 1997-98, las lluvias, crecidas, inundaciones y deslizamientos fueron los mayores generadores de impactos en el territorio nacional. En la costa norte y en las
regiones centrales del país (en las últimas de las cuales no existían previsiones ni antecedentes acerca de su ocurrencia en el pasado), las amenazas mencionadas produjeron impactos muy importantes sobre los asentamientos humanos, la agricultura, los sistemas de agua potable y saneamiento, las vías de comunicación, etc. La misma capital, Lima, fue afectada por las inundaciones del río Rimac, las cuales no habían sido consideradas en los planes de prevención y mitigación.

El incremento de caudales tuvo efectos dramáticos sobre algunas poblaciones emplazadas en el trayecto de los cursos de agua o en las zonas ribereñas. Un daño importante se evidenció en las obras de captación y distribución de agua para consumo humano, lo que originó la suspensión de los servicios.

Las crecidas de los ríos produjeron socavaciones en numerosas carreteras afectando los cimientos de las vías y produciendo inundaciones sobre la carpeta asfáltica y por ende su destrucción. Una consecuencia destacada de los daños a las vías fue el aislamiento de muchas zonas agrícolas y poblados; ello imposibilitó tanto el suministro de combustible
para plantas térmicas en algunas comunidades como el suministro de alimentos y la salida de productos agrícolas, entre otros.

Los desbordamientos de los cauces y las crecidas también afectaron actividades como la industria camaronera, trucha y pejerrey, entre otros, al originar la destrucción de la infraestructura productiva destinada a esos fines que estaba ubicada en los márgenes y/o en la desembocadura de los ríos.

 

Los desastres de mayor magnitud se produjeron en Piura, Tumbes, Ica, Chiclayo, (inclusive Mocse, Picsi), Trujillo y Chimbote. Otros de similares proporciones ocurrieron en
Lima (Chosica, Chaclacayo, Huaycoloro). Los “huaycos” o avalanchas de lodo que se produjeron en los departamentos de Tumbes, Piura, Lambayeque, de manera continua porque las quebradas normalmente secas tuvieron mucha actividad geodinámica externa, cortaron carreteras como la de Tumbes-Piura por varias semanas y también arrasaron tuberías de conducción de agua como la que alimenta a Talara, dejando a esa población sin ese servicio por varias semanas.

Otras zonas donde se produjeron “huaycos” que tuvieron gran potencial destructivo fueron: Trujillo, donde se activó una quebrada que derivó en una enorme inundación de la ciudad, al romperse el dique de la represa que formó previamente.

En Lima se produjeron huaycos en Ambar (cuenca del Huaura). En la cuenca del Rimac se produjeron huaycos en Tambo de Viso, Matucana, quebrada Paihua, Santa Eulalia, El Pedregal, Quirio, El Cuadro, Los Cóndores, California, Chacrasana, La Cantuta, Cupiche, San Mateo  y Huaycoloro.

También ocurrieron en Ica, por las quebradas Los Molinos, Trapiche, Cansas, que afectaron varios pueblos causando gran destrucción.

Lejos de las cuencas de la costa ocurrieron esos mismos fenómenos en Choco (Arequipa), San Luis (Callejón de Conchucos-Ancash), Castrovirreyna (Huancavelica), Oxapampa (Cerro de Pasco).

Las lluvias directas generaron impactos ambientales positivos. Por una parte permitieron la recuperación de pastizales y el incremento de la flora, con notoria influencia en el Parque Nacional Huascarán, en las Reservas Forestal Lachay y en la Reserva Natural de Titicaca. Por otra parte, propiciaron la recuperación de cobertura vegetal en el Parque Nacional del Río Abiseo. También produjeron la integración de varios lagos que pudo ser aprovechada para fines de pesca y de aprovechamiento salino, contribuyendo a la recarga de acuíferos.

En el sur del país no se produjo sequía como se había previsto de acuerdo a lo ocurrido en 1982-83. Por el contrario, se produjeron precipitaciones que en algunos lugares fueron
intensas originando crecidas de algunos ríos, además de deslizamientos y avalanchas de lodo, lo que originó algunos daños en áreas agrícolas y centros poblados.

 

El calentamiento de glaciares en la cordillera de los Andes, al producir el desprendimiento de bloques de hielo y represar el río Vilcanota, dejó sepultada la Central Hidroeléctrica de Machu Picchu que quedó totalmente colapsada.

El arrastre de sedimentos hacia las zonas bajas fue un factor determinante en el taponamiento de redes de alcantarillado y en la exacerbación de inundaciones en algunos poblados; igualmente, produjo un desmejoramiento de la calidad de las aguas para consumo humano por efecto de la turbidez, a la vez que contribuyó a la reducción de la capacidad útil de algunos embalses utilizados como fuente para la producción de agua potable, riego o electricidad.

La inhabilitación de servicios tuvo repercusiones sobre la calidad de vida de la población, principalmente sobre la de menores ingresos. Muchas de las tierras afectadas por inundación, lodificación u otros factores, no pudieron ser cultivadas en el ciclo agrícola siguiente, con el consiguiente impacto sobre los ingresos del productor y sobre la producción agrícola. Todo ello redundó en efectos sobre los indicadores macroeconómicos del país.

.